Puerta fría o Arrasar

Últimamente, empleo el blog para escribir cosas o aspectos con los que no comparto la forma de ejecución, pero bueno, cada uno emplea su blog para aquellos temas que considera y yo, en muchas ocasiones, me gusta utilizarlo como tablón donde plasmar lo que considero está mal y explayar mis quejas, siempre con todo el respeto del mundo y sin querer generar conflictos.

Hoy voy a hablar de un tema o forma de publicidad o marketing dura y difícil, que he vivido en mis años de asesor comercial de la radio y, os puedo asegurar, es una tarea ardua: la venta a puerta fría. Una estrategia de captación de clientes de choque, ya que, literalmente, hay que abordar al posible cliente en su espacio privado sin rodeos, ofreciendo una acción determinada. Como comento, soy respetuoso con estas personas ya que es complicado conseguir buenos resultados.

Bosque quemado

En cambio, hoy he sido testigo en mi propia casa de un intento de “asalto” a puerta fría por parte de un sujeto perteneciente a una organización solidaria. Como práctica de buenas maneras creo que este ejemplo puede ser bastante instructivo, así:

– El asesor ha insistido hasta la saciedad en que sólo me iba a quitar un minuto debido a mi repetitiva voluntad de no poder atenderle debido a que iba con mucho retraso. Incluso ha resultado no violenta, pero sí prepotente su insistencia. Pienso que nunca debes forzar al posible cliente a escuchar tus argumentos, alguien que lleva prisa o está ocupado en otros temas, o simplemente no tiene interés, a buen seguro no va a prestar ninguna atención. Déjalo para otro momento, concerta una cita o simplemente abandona ese objetivo, gastarás un tiempo muy valioso en vano.

– En ese supuesto minuto, por supuesto ha sido más, me ha hablado de la misión de la ong, objetivos, logros, remuneraciones, cifras, estadísticas, imágenes… Siempre en un diálogo rápido que no permite captar la información, con un argumento y vocabulario que traslada a mi persona el sentimiento negativo de que no estoy haciendo nada por la causa, por esos pobres niños que han sido sometidos a abusos y demás demencias. En este punto, es cuando el posible cliente (yo) comienza a situarse a la ofensiva porque, no está bien que me fuerces a escucharte, pero desde luego no me hagas partícipe de algo en lo que no he tenido nada que ver. Es decir, en vez de concienciar al posible interesado, estás forzando la pérdida de su interés, estás creando una atmósfera incómoda y forzada.

– Tras la rápida exposición de lo visto, decido dar mi negativa a participar argumentando que ya soy “solidario” en otras causas (apadrinamiento) y que por tanto no estoy interesado en su organización. Y, lejos de darse por vencido, decide sacar el formulario para rellenarlo con mis datos y darme de alta aportando una contribución económica apoyándose en la idea de que como ya soy partícipe en otras causas debo incluirme en la suya. De modo que, no es que le importe muy poco mi opinión, encima quiere tomar mis datos para asociarme a su organización. Se ha olvidado de mimar al posible cliente, de prestarle atención, se dirige directamente a la venta, no trabaja los pasos previos para tener un resultado satisfactorio, hay que tantear, observar, guiar la conversación hacia un terreno cómodo que propicie esa “venta”.

– Por último, algunos ligeros detalles como cuidar un poco la imagen (tan importante en nuestros días), un tono más agradable y menos desafiante y pensar más en comunicar que en vender. Si la persona se queda con buen sabor de boca tal vez no se dé de alta en ese momento, pero sí posteriormente vía telefónica o internet.

Me sabe mal este tipo de actitud porque cierra muchas puertas a los asesores comerciales preparados que más tarde visitan y se encuentran con las puertas cerradas sin tan siquiera ser escuchados.

Lo siento en el alma por la organización y por esos niños a los que ayudan pero, desde luego, así ni comunican ni convencen, así arrasan sin resultados.

Anuncios

Acerca de Galo

Un tipo con incertidumbres y muchas ganas de conocer.
Esta entrada fue publicada en Comercial, Estrategia, Marketing y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Puerta fría o Arrasar

  1. Cris dijo:

    Totalmente de acuerdo.
    El dicho “pagan justos por pecadores” está a la orden del día.
    Con la que está cayendo cada vez nos fiamos menos de este tipo de ventas.
    Si a eso le sumamos un comportamiento acosador resulta más sospechoso.
    Ya ni siquiera tenemos la libertad de decidir si escuchar la oferta o nó.
    Supongo Galo, que a partir de ahora serás más tajante a la hora de abrir tu puerta a alguién. Eso es lo que consiguen.

    • Galo dijo:

      El principal perjudicado es la ong de esos niños, deberían ser conscientes que hay que cuidar un poco más la labor comercial.
      Abrir, seguiré abriendo no vaya a ser que llegue algún asesor de los que merce la pena escuchar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s