Pensaba que nos entendíamos…

Pensaba que estábamos en la misma onda, en el mismo “bando”

Es el pensamiento que ha venido a mi cabeza esta mañana cuando he recibido un pedido que había hecho por internet a través de un portal de productos de venta online de sobra conocido por todos. Llevaba como tres semanas esperando con ilusión y ganas de poder utilzarlo y, en cambio, ha resultado ser todo lo contrario, estoy decepcionado y engañado.

El problema radica en que el pedido ha llegado incompleto, faltan muchas piezas, a pesar de que la plataforma de compras consideraba al vendedor 100% recomendable y fiable y las opiniones de algunos usuarios así lo corroboraban.

“Eso te pasa por comprar por internet” me tocará oir en breve…

Estas causas son las responsables de que la confianza en un medio como internet quede mermada y en entredicho en boca de muchas personas porque siempre conocen a alguien a quien han engañado o al menos han intentado engañar. Considero que las marcas deben cerciorarse de que los usuarios que ofrecen productos/servicios a través de sus sitios son de la más absoluta fiabilidad, porque las empresas sí nos venden en sus campañas publicitarias lo sensacional que es comprar “en su casa”, directo, sencillo y fácil. Pero hay que ir más allá, deben ser conscientes de que los riesgos pueden surgir y generar consecuencias, así como por la contra deben ser capaces de generar una comunicación positiva para que fluya entre los usuarios y llegue a viralizarse en pro de atraer más tráfico, lo que se traducirá en un incremento de sus ventas.

El público objetivo es el receptor de tu mensaje, ese mensaje que correrá rápido entre cada uno de nosotros, pero siempre que el idioma elegido sea el adecuado, la acción promocionada sea viable y el producto/servicio ofertado sea real. Lo comunicado debe ser directamente proporcional al producto/servicio ofertado.

Uno a uno formamos una cadena de promoción fundamental.

De momento, aquí me he quedado con una cara de tonto que para qué describirla, defraudado por ser un usuario activo de este canal y de repente “me he quedado fuera” al verse mi confianza en el medio frustrada.

Evidentemente, para el portal de ventas soy de las últimas cifras en una cadena muy larga de números, pero podemos extrapolar el mensaje a pequeñas empresas con negocios de venta online. Hay que cuidar al máximo todos los detalles, estamos jugando con la imagen y reputación de la marca, con sentimientos y sensaciones del consumidor.

Escrito por Galo

Anuncios

Acerca de Galo

Un tipo con incertidumbres y muchas ganas de conocer.
Esta entrada fue publicada en Internet y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s