Gracias San Valentín…

El pasado viernes 14 de febrero tuvo lugar el Día de San Valentín, una fecha conocida de sobra por todos y bautizada como el “Día de los Enamorados”. En contra de la “sabiduría popular”, este día no fue invención de los grandes centros comerciales sino que sus orígenes se remontan al imperio romano, cuando Valentín, sacerdote romano, casaba en secreto a matrimonios jóvenes en contra de la opinión y orden del emperador Claudio, quien consideraba que los solteros jóvenes eran mejor como soldados y era preferible que no tuvieran ataduras para acudir a la guerra.

A parte de este momento histórico, San Valentín es el claro ejemplo de cita obligada dentro del calendario publicitario de las marcas, quienes han explotado hasta niveles impensables el concepto de amor, enamoramiento, pareja, romanticismo… siempre con fines comerciales. Elementos de color rojo, una flecha y un corazón, Cupido, los mismos protagonistas con logotipos diferentes, evidenciando el poco interés creativo e imaginativo que puede aportar una fecha de estas características. Muchas marcas se limitan a “cumplir expediente” empleando los elementos tradicionales acompañados de un mensaje vacío y sin intención, simplemente lanzando una gran red en la que caigan “algunos despistados”.

Newsletter Wanted de Calcco

Elocuente y llamativo cuando encontramos ciertas campañas creativas y originales que pretenden ir un poco más allá del modelo recurrente empleado por la mayoría, permitiendo dejar un tanto a la imaginación del observador. El objetivo es, manteniendo el argumento esencial, darle una forma más atractiva que capte la atención del público y que haga entender que el mensaje a trasmitir es el mismo pero por otras vías mucho más interesantes.

Hablamos de imaginación, creatividad, de dar un paso más, de comernos un poco más la cabeza para no caer en los modelos masificados de otros y demostrar una publicidad mucho más dinámica, más viva, sin mensajes rebuscados y difíciles de entender ya que no suelen ser los más efectivos.

Creo que la publicidad sencilla, original, con chispa, gana a la publicidad “acomodada” en los mismos protagonistas de siempre, con idénticos guiones, formas, mensajes. Por dios, salgamos de lo convencional y dibujemos nuevas formas. Que el “interesado” en un sólo impacto quede embrujado y empapado del estilo de la marca.

Gracias San Valentín por descubrirnos algunas buenas cosas.

Anuncios

Acerca de Galo

Un tipo con incertidumbres y muchas ganas de conocer.
Esta entrada fue publicada en Diseño Gráfico, Fotografía, Marketing, Publicidad y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s