Derecho al Olvido…

Como sabemos, la justicia europea acaba de sentar un precedente que ha hecho retemblar hasta al mismísimo “dios” Google al sentenciar y fallar apoyando el denominado “derecho al olvido” de las personas físicas que no se encuentren entre personalidades públicas.

Derecho al olvido

Es decir, bajo reclamación, Google estará obligado a retirar aquellos enlaces que su buscador sugiera en determiandas búsquedas y que sean dañinos para la persona afectada. Por lo que, si nuestro pasado está protagonizado por determiandas circunstancias que no queremos compartir con el resto de la humanidad, ahora tendremos la posibilidad de intentar eliminar. Y digo intentar porque a buen seguro no es tan fácil.

Como cabe esperar, surgen las dudas acerca de las ventajas e inconvenientes de esta acción puesto que si bien es cierto que protege a personas que hayan podido sufrir agresiones, o circunstancias negativas hacia su persona también (supongo) puede borrar a aquellos otros sujetos que cometan delitos, violencia, u otras acciones que pudieran quedar reflejadas en la “base de datos” de Google y a las que teníamos acceso. Por que me pregunto, todos los sujetos que aparecen en los boletines oficiales del estado por unos u otros motivos podrán ser eliminados los enlaces que conduzcan a ellos?? Y quién lo efectuará? Serán válidos los criterios expuestos por estas personas? Bajo qué baremo se efectuarán los borrados?

Los usuarios de internet y las personas implicadas en elementos susceptibles de publicarse en la red, firmamos o damos nuestro consentimiento para que nuestros datos personales “suban” a ese entorno digital, o al menos lo hacemos a pesar de no saber las verdaderas condiciones del contrato debido a su interminable lectura. Así que, llegados a este punto, Google simplemente es un buscador, un intermediario que facilita el acceso a esa información contenida en la “red” y puesta en escena por otros, por los propietarios o administradores de los sitios web. Así que tal vez haya que replantearse la situación y dirigirse a los verdaderos precursores de que los datos estén presentes en el mundo digital.

El buscador simplemente nos facilita el acceso a esos contenidos de manera rápida y eficaz, es una máquina de filtrar información como pocas han existido y de clasificar la inmensidad de sitios web, blogs, foros, redes sociales, etc, etc.

Por tanto, el derecho al olvido tal vez deban reclamárselo a los sitios web donde aparezca la información, no al transporte que la muestra, más aún cuando sólo serán eliminados del buscador pero permanecerán en su lugar originario. Sin lugar a dudas, un revés para el universo online, esperemos que no traiga más consecuencias.

Anuncios

Acerca de Galo

Un tipo con incertidumbres y muchas ganas de conocer.
Esta entrada fue publicada en Internet, red y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s