Aparentemente…

La importancia de la imagen, tanto de marca como personal, continúa creciendo en nuestros días. La relevancia, la imagen y reputación offline y online, caminan de la mano y son una de las cartas de presentación más relevantes.

Ahora bien, quién es el encargado de dictaminar si una imagen es la adecuada o, por el contrario, no sigue las pautas que no sabemos quién estableció en algún momento? Estamos seguros de que las claúsulas asentadas son las adecuadas, o tal vez podamos modificarlas y obtener un resultado también positivo??

Siempre ha habido prejuicios, reglas y normas en la sombra de cómo debemos acudir a una reunión, cómo debemos comportarnos, incluso cómo debemos hablar y gesticular… Pero, no nos hemos dado cuenta, de que existen variantes tan válidas como éstas y que alcanzan un significado a la par que las moralmente reconocidas. Ir a una reunión en zapatillas puede que no sea la mejor opción, pero todo tiene su versión y si esas zapatillas están pulcramente limpias, estéticamente son bonitas y se complementan perfectamente con el resto de la vestimenta, puede que el conjunto resulte sobresaliente y adecuado. Ese detalle que podía resultar incómodo se transforma en un valor de nuestra imagen.

Normalmente, nos basamos en estereotipos de otras épocas, porque un tema es la educación propiamente dicha y otra cosa es la forma con la que “vistamos” nuestra imagen y reputación. Puedo ser amante de las prendas sport, tener un vocabulario exquisito y una imagen perfectamente cuidada al detalle manteniendo esa filosofía desenfadada.

Por tanto, es correcto que combinemos nuestra imagen y reputación con aquellos valores que estimemos oportunos, sin seguir las “pautas” clásicas de apariencia aunque, como hemos señalado, manteniendo esas normas de comportamiento y saber estar ya que, dentro del mundo empresarial y más aún de la publicidad y el marketing, serán valores diferenciales de nuestra presencia. Si lo extrapolamos a las marcas, cuando alguna de ellas cambia el registro de su imagen, el resultado no tiene porqué ser negativo si está estudiado y cuidadosamente dirigido El efecto “novedoso” y “no asociado” traerá consecuencias positivas y nuevos públicos reforzando la imagen de marca.

Por cierto, nuevos tiempos asoman por el horizonte…

¿Un chicle?

Anuncios

Acerca de Galo

Un tipo con incertidumbres y muchas ganas de conocer.
Esta entrada fue publicada en Actitud, Estrategia, Marketing y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Aparentemente…

  1. pepacomunica dijo:

    Reblogueó esto en pepacomunicay comentado:
    Ser diferente, original, también cuenta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s