El Poder de la Persona

Hasta hace muy pocos días hablábamos del poder de la marca, aquél elemento capaz de crear grandes grupos de seguidores, personas fieles e incondicionales de un logotipo, de un producto/servicio, interesados en ser usuarios del mismo independientemente de sus características o prestaciones al tratarse de un objeto que ha lanzado “su marca”.

Recordáis cuando nos referíamos a los influencers, prescriptores… conceptos que hasta hoy en día habían quedado en un segundo plano y que, desde mi humilde punto de vista, están volviendo a retomar sus posiciones naturales ya que de nuevo están erigiéndose como verdaderos artífices de la marca (brand ambassador).

Hemos pasado de sentir las sensaciones y experiencias que nos comunican las marcas, de imaginarlas, a querer realizarlas en persona sobre todo porque hay un individuo que llama poderosamente nuestra atención con su estilo de vida, de actuar, de pensar. Por este motivo, es cuando de nuevo las personas que representan a la marca son las que determinan el nacimiento o no de un fan o seguidor.

Ahora más que nunca estamos todos interesados en desarrollar nuestra persona, en sentirnos realizados, en alcanzar límites que jamás nos hubiéramos planteado y todo gracias a la influencia de esos modelos que han resultado convertirse en verdaderas armas de marketing, mucho más influyentes que en los inicios, mucho más allá que las propias marcas. No es de extrañar que un término tan clásico como el “patrocinio personal” vuelva de nuevo a la palestra más fuerte que nunca.

La apuesta es clara: poner el valor de la marca es las cualidades diferenciales del sujeto y en su puesta en práctica, una persona que sin ser tan primordial en su aspecto físico (belleza) expone su capacidad como motivador y como experto en realizar actividades y experiencias que realmente atraen al público objetivo.

Ya no quiero un coche deportivo de la marca X para surcar las carreteras, ahora quiero correr, montar en bicicleta, nadar, moverme, viajar, como hace ese hombre o mujer que en alguna de sus prendas resulta que lleva inscrito el logo de la marca X.

El poder de la Marca ha devuelto su trono al poder de la Persona (o acaso lo cedió en algún momento??).

Anuncios

Acerca de Galo

Un tipo con incertidumbres y muchas ganas de conocer.
Esta entrada fue publicada en Actitud, Marketing, motivacion y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s